Usuario no logado
03/04/2017 - 01:24 Maria Gratacós España

Estoy de acuerdo con algunas de las opiniones expresadas por los encuestados y debo añadir, desde mi punto de vista, que es un grave error desde el punto de vista de las relaciones internacionales intentar hacer desaparecer una lengua que es común en todo el territorio de Latinoamérica, con la que Estados Unidos tiene relaciones comerciales. Además de todo ello, lo peor es que este gesto "pretendiendo reformar una identidad americana" tiene un efecto contrario: destruir el sueño americano, que es la propia identidad de la nación americana constituïda por múltiples nacionalidades e idiomas, entre los cuales el español tiene un gran peso en la construcción de América y de los actuales Estados Unidos. Este gesto demuestra la ignorancia de la propia significación identidaria americana por una parte, y por otra, la falta de formación, de voluntad, responsabilidad, y de carácter, necesarios para gobernar un país global, en el que todas y cada una de las culturas, de las lenguas, de los orígenes, deben estar representados bajo el signo de una misma bandera unificadora. Obama reconoció esta cultura y su idioma, el español, como parte esencial de la cultura americana y de la construcción de la nación americana. Y considero que el actual presidente debería actuar reconociendo esta realidad de la que él forma parte.

< ...IR DIRECTO A... >