Imagen de Clara González Tosat

La cara latina de la educación

Los resultados de las elecciones al Senado de los Estados Unidos de 2014 y las declaraciones de su presidente, Barack Obama, tras hacer efectivas varias reformas relacionadas con la inmigración en el mes de noviembre del mismo año colocan de nuevo a los hispanos como protagonistas de la actualidad política del país norteamericano. El Pew Hispanic Center realizó una encuesta previa a las elecciones para conocer qué temas preocupan a los hispanos del país. Entre los resultados aparece una creciente inquietud por la educación de los jóvenes latinos. Este hecho también queda reflejado en el libro Voces. Latino Students on life in the United States, publicado en 2014 por los profesores María Carreira y Tom Beeman y dedicado a recoger y analizar las experiencias de los estudiantes latinos en los Estados Unidos.

Los jóvenes hispanos, que ya alcanzaron récords históricos en el año 2011 en cuanto al acceso a la educación superior, siguen viendo el proceso de escolarización como una carrera de obstáculos. La preocupación ante este hecho se refleja en los testimonios que aparecen en Voces y que llevan a sus autores a comentar que en los Estados Unidos «no se puede permitir dejar atrás a los jóvenes hispanos». El Pew Hispanic Center, por su parte, afirma en sus estudios que «la vitalidad y el futuro de los Estados Unidos depende en gran medida del progreso educativo de los jóvenes hispanos». Los resultados de las encuestas de intención de voto son claros: en la mayoría de las ocasiones son las propuestas educativas del candidato las que determinan la decisión del votante, por encima de otros temas como las políticas sobre inmigración, la economía y el trabajo o la salud pública.

Según un estudio publicado en enero de 2014 por el Departamento de Educación de los Estados Unidos, el 46% de los alumnos que acceden a la educación en áreas caracterizadas por su pobreza y marginación son latinos. El índice de abandono escolar es, en comparación con otros grupos étnicos, el más alto del país. Patricia Gándara, doctora en Psicología por la Universidad de California en Los Ángeles, explica en su artículo The Crisis in the Education of Latino Students que «el problema más urgente para la educación en los Estados Unidos tiene una “cara” latina». Al margen de las dificultades que pueda plantear el propio sistema educativo, identificar a los hispanos simplemente como «hablantes de español» es un error que, tal y como afirma María Carreira, conduce a la «creación de un perfil únicamente lingüístico que acarrea consecuencias muy negativas para el alumno».

La mayoría de los jóvenes hispanos son, a menudo, colocados en clases de English as a Second Language (ESL) para mejorar su nivel de inglés durante las etapas más tempranas de su escolarización. En muchas ocasiones, esto supone la marginación y el aislamiento del alumno al enfrentarse a una situación en la que no puede elegir clases de otras materias por ser exclusivamente en inglés, ya que se da por hecho que su nivel no es lo suficientemente bueno. En materia de educación, de nuevo, la responsabilidad recae en el profesor y no en complejos cambios legislativos que tardan tiempo en implantarse. A través de los testimonios de cientos de jóvenes latinos, todos ellos recogidos en el libro Voces, se identifican los denominadores comunes que mejoran las actitudes de los estudiantes: el apoyo y la orientación por parte del docente son elementos clave para evitar el grave problema del abandono escolar. Un profesor capaz de identificar las carencias educativas del alumno que, además, esté dispuesto a ayudar al estudiante sin etiquetarlo en función de estereotipos ya oxidados es un valor a conservar en la educación estadounidense. El apoyo del docente marca un antes y un después en las experiencias de los jóvenes latinos. Su actitud, junto con el esfuerzo de los alumnos, supone una mejora en el rendimiento académico, abriéndoles así las puertas de la universidad y fijando nuevas metas que antes parecían inalcanzables para los hispanos en los Estados Unidos.

Usuario no logado
10/12/2014 - 23:12 Maria Jesús España

Me parece muy interesante el artículo que ha sintetizado Dña. Clara González Tosat. A destacar como bien dice la importancia de un buen docente que no encasille al estudiante latino como un mero hispanohablante, si no, un todo para una educación integral del estudiante,también de la persona.
Y como dato muy llamativo el recogido en las encuestas sobre intención de voto en las que el tema prioritario que más preocupa de un candidato político:sus propuestas educativas.Son éstas y no las propuestas económicas, de trabajo o salud pública las que más van a influir en el votante.
Me parece de un gran valor el saber reconocer la enorme importancia que tienen los programas de Educación en la marcha y el futuro de un país.
Por desgracia,en España estamos a años luz de ese razonamiento.
Gracias a Clara González Tosat por su trabajo.

Comparta su opinión con nosotros

< ...IR DIRECTO A... >